Busque dentro de nuestro sitio ó en todo Internet a Través de Google




LA ENERGÍA EÓLICA EN ARGENTINA

Aunque sea poco reconocido, Argentina es un país que tiene una importante tradición eólica. Desde mediados del siglo pasado, y hasta hoy en día, se pueden encontrar en la Pampa Húmeda fundamentalmente, y también en otras regiones, numerosos molinos multipala utilizados por los establecimientos agroganaderos para la extracción de agua. De acuerdo con el Censo Agropecuario Nacional, efectuado en el año 1988, existen más de 400.000 máquinas de este tipo. Haciendo el cálculo del equipamiento eléctrico que resultaría necesario disponer para reemplazar la acción de estos molinos, encontramos que sería equivalente a cerca de un tercio de la capacidad del Chocón (unos 350 a 400 MW de potencia). Por otra parte, a partir de la década del 30, se hicieron muy populares los denominados aerocargadores, máquinas eólicas de pequeña potencia generadoras de electricidad, destinadas fundamentalmente a cargar baterías con las que los pobladores podían en algunos casos iluminarse y también escuchar radio. Como nuestro país no podía escapar al contexto general, al producirse la extensión de la electrificación rural por redes y la facilidad en adquirir equipos accionados a combustible a un precio muy acomodado, con la posibilidad, además, de brindar un servicio más completo, fue desplazando paulatinamente a los generadores eólicos, aunque en la actualidad se encuentran todavía algunos, especialmente en la Patagonia. A partir de la crisis petrolera de 1973 y 1979, se empezó a trabajar activamente en Argentina, fundamentalmente en el sector de investigación, en procura de adquirir experiencia en el uso de la nuevas tecnologías. También la paulatina toma de conciencia de que es mejor, en tanto sea posible, la utilización de fuentes energéticas que no produzcan polución ambiental, influyó grandemente en la decisión de impulsar la energía eólica. Entre los años 1985 y 1989 se han llevado a cabo algunos proyectos demostrativos con el objeto de adquirir experiencia en la aplicación de la nuevas tecnologías. A partir de un acuerdo de asistencia técnica con Alemania, se instaló un parque eólico compuesto por 4 aerogeneradores de 30 kW. de potencia cada uno conectados a la central térmica de la localidad de Río Mayo, ubicada al sudoeste de la provincia del Chubut. En algunas provincias como Neuquén, Buenos Aires y Catamarca se han instalado máquinas de pequeña potencia (hasta 1 ó 2 kW.). En el caso de Neuquén para energización de estaciones repetidoras de comunicaciones; en otros como Buenos Aires a título experimental para proveer de energía eléctrica a escuelas rurales o como en Catamarca (aquí la acción la desarrolló la Universidad local) para suministrar energía a un puesto de Gendarmería ubicado en Paso San Francisco a unos 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar. Se tiene entendido que estos emprendimientos no se encuentran actualmente en funcionamiento. Es imposible conocer en forma segura la potencia instalada en el país a través de aerogeneradores de pequeño tamaño, pero seguramente no exageramos si calculamos una cifra superior a los 2.000 kW. A partir del año 1994 en virtud de la modificación de la política energética que impulsó la participación privada en todo el proceso energético, varias cooperativas que prestan servicios eléctricos se interesaron en la posibilidad de incrementar su oferta mediante la generación a partir del viento. La primera de ellas, que atiende la localidad de Comodoro Rivadavia

(Chubut) y zonas aledañas, instaló el mes de enero de 1994 dos máquinas generadoras de 250 kW. de potencia cada una como proyecto preliminar y de ensayo. Los resultados obtenidos fueron tan satisfactorios que en septiembre de 1997 pusieron en marcha 8 equipos de 750 kW. de potencia cada uno. Otra localidad vecina a Comodoro Rivadavia (Rada Tilly) montó también un equipo de 400 kW. de potencia, en funcionamiento desde principios de 1996. Por otra parte, la sanción por el Congreso Nacional de una ley de promoción para la producción eléctrica a partir del viento, será seguramente un importante aliciente para incrementar la instalación de centrales y parques. De hecho, varias Cooperativas y Empresas del área energética se han mostrado interesadas en el estudio de las posibilidades económicas de esta fuente energética.:

Vientos típicos de Argentina

En Argentina, los vientos de denominación propia son: el ya mencionado Pampero, el viento Zonda y la Sudestada, el Chorrillero y el viento Blanco que se producen en regiones montañosas del noroeste. Se presenta también la Brisa de Mar y Tierra en el litoral Atlántico, de forma tal que la brisa diurna es del mar y la nocturna es de la tierra; brisa de Valle y Montaña en las regiones serranas, de valle durante el día y de montaña durante la noche y brisa Glaciar en regiones patagónicas y antárticas, corriente abajo del glaciar. La circulación general de la atmósfera determina que, en algunas regiones del país, existan vientos predominantes como por ejemplo los vientos del Oeste en la Patagonia y del sector Este en el Litoral y Mesopotamia. En la Pampa Húmeda el viento del Norte, además de provocar un aumento de la temperatura, si es de regular a fuerte (50 km/h) puede producir un transporte y redistribución de la humedad que favorece la formación de tormentas. El viento del Este es generalmente portador de la humedad del Atlántico. El viento Sur, sostenido, indica la llegada de una masa polar y el viento del Oeste determina un descenso de la humedad.

Velocidades de vientos

Se ha establecido una escala de velocidades de vientos llamada Beaufort que las clasifica en 17 categorías.


Velocidad media anual en m/s a 10 m sobre el nivel de superficie Atlas del Potencial Eólico del Sur Argentino


A fines de 1999, la potencia eólica instalada en el mundo llegaba a 13.932 MW con una producción cercana a los 30 TWh (fc= 0.25) Los recursos mundiales por energía eólica se calculan en 53000 TWh. En nuestro país, se encuentran varios generadores y parques. Considerando el ingreso del último parque sw Comodoro Rivadavia de 10.6 MW, la potencia instalada eólica en nuestro país es de 27.4 MW.

En el año 2004 se sumaron 900 kW representando un crecimiento del 4%. Durante el año 2003 no hubo ingresos de nuevos equipos evidenciando el impacto de la crisis económica a partir del 2001. Durante el primer semestre de 2005 se incorporaron 2 generadores de 600 kW en Pico Truncado (Santa Cruz).

La Energía eólica generada en el 2003 fue de 77.953 MWh, el 0,1% del total nacional


Sabino Mastrángelo et al - Secretaría de Energía - GreenPeace


Ingrese AQUI para acceder al resumen de noticias mas detallado de la web correspondiente a
- Energía Eólica -




PRINCIPAL    CONTACTENOS     NOTICIAS

SoloEnergia.com.ar © 2004

downloadable games. online casino. online movie. free movies online